Ser ama de casa

¡Sean reconocidos sus logros, y públicamente alabadas sus obras! (Proverbios 31:31)

Siempre he pensado que el trabajo del hogar es desagradecido; si se hace, no se nota porque es lo normal y si no se llegare a hacer, inmediatamente estarían muchos ojos encima criticando el desorden o la pereza. Ahora que he retomado mis quehaceres cotidianos como ama de casa, le he pedido al Señor sabiduría para realizar todo de la mejor manera. Nunca me he considerado una excelente ama de casa, veo otros ejemplos y de verdad, me gustaría ser como esas mujeres que tienen el talento para inventar una u otra cena o para hacer manualidades que le impriman más pertenencia y calor a mis hijos y esposo. Dios sabe que mi fuerte no son las labores de casa; soy muchísimo más diestra detrás de papeles, teléfonos, reuniones, organizando mi oficina o empresa.

Sin embargo, poco a poco he aprendido que la prioridad número uno de toda mujer está en su hogar y tan así es, que muchas veces a pesar de ser ejecutiva, la mujer tiene que llegar a casa y realizar los quehaceres cotidianos.

Quizá esto no nos guste mucho a las mujeres, pero Dios estableció un orden que se ha ido perdiendo la mayoría de veces por cuestiones económicas. Dios puso al hombre como cabeza de hogar, esto quiere decir que en él recae todo el trabajo y sustento de la familia y a la mujer le corresponde, como dice Pablo, a las viudas jóvenes que en últimas, se aplica a viudas o no: “a que lleven bien su hogar y no den lugar a las críticas del enemigo” (1ª Timoteo 5:14).

¡Qué lindo poder ejercer el ejemplo de la mujer sabia de Proverbios 31! Aunque nos cueste trabajo, debemos tratar de lograrlo porque no estamos solas, Cristo está con nosotras y con Él somos fuertes y vencedoras; es el primer ministerio que nos corresponde realizar y debemos poner todo el empeño necesario para que resulte de la mejor manera para la gloria y honra de Dios. Entonces, nuestro esposo e hijos se levantarán y nos alabarán, reconociéndonos como joyas valiosas que ejercemos una influencia muy fuerte en los hogares. ¡Ojo esposo e hijos! Su reconocimiento nos ayuda a continuar y de verdad que necesitamos sus palabras de afecto, comprensión y halago.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square