Dones para el servicio

El Espíritu de Dios es Quien nos capacita para la vida cristiana.

Él nos capacita para vivir en forma agradable a Dios. Nos da distintas capacidades. Estas capacidades son llamadas “dones”, literalmente, “regalos” que el Espíritu Santo da para la capacitación del pueblo de Dios.

A su vez, estas capacidades conllevan distintos ministerios en la Iglesia. Es decir, cada don implica un ministerio o una tarea específica dentro de la vida de la Iglesia, donde ese don será particularmente útil. Efesios, otra de las cartas de tradición paulina, ofrece una lista de ministerios en el 4:11.

Podemos saber que las capacidades y las habilidades son de Dios, no por lo fantástico o sobrenatural, sino por el propósito que tengan. Ese no es otro que el de glorificar a Dios en nuestras vidas o, como dice Ef. 4:12 “A fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo”.

El Espíritu Santo obra para la edificación de todos. Dios nos capacita por medio de su Espíritu para poder servirle, edificando a los demás en nuestro diario vivir. Por eso es tan importante comprender que los dones espirituales no son para el uso privado. Aquel que toma la manifestación del Espíritu para vanagloriarse de su estatura espiritual, está traicionando el propósito de los dones. Del mismo modo, traiciona el propósito de Dios aquel que no utiliza sus capacidades y dones para servir a Dios y al prójimo.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square