¿Cómo escuchar la Palabra de Dios?

¿Cómo es posible que dos personas puedan sentarse en el mismo banco, escuchar el mismo sermón, sobre la misma porción de la Escritura, y tener dos reacciones diferentes? Una de ellas es alegre y la otra no se ve afectada. Creo que la razón es que algunas personas no saben cómo escuchar la Palabra de Dios.

Nehemías 8 es una escena increíble del pueblo de Dios, que se reúne para escuchar su Palabra. Recuerde que no tenían copias individuales de las Escrituras para leer. Durante generaciones, se transmitieron los eventos de Génesis a Deuteronomio de padre a hijo. Por otra parte, las personas habían estado en cautiverio durante muchos años. Esta fue la primera vez que la mayoría de ellos oyeron la Palabra leída. Imaginen su emoción al escuchar con atención lo que el Señor les hablaba.

Los israelitas estaban hambrientos de la Palabra de Dios. ¿Tú lo estás? ¿Escuchas con entusiasmo, con una mente expectante y con el corazón? La duración del período de atención de una persona está directamente relacionada con la intensidad de su hambre por algo. Si se muere por saber más de Dios, entonces su mente se va a fijar en lo que Él está diciendo, a través de su pastor o su lectura personal. Y la realidad es que nada en el mundo importa tanto como lo que el Señor tiene que decir.

Hay tantas cosas que reclaman nuestra atención, pero pocas realmente lo merecen. El Señor es digno de nada menos que toda nuestra atención. Él tiene algo que decir a cada persona. Así que, quien escucha la Palabra de Dios con un corazón abierto y la mente alerta, recibirá de Él su Palabra.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square